Pulsa AQUÍ para descargar el libro completo gratuitamente

civilización-pervertida.pdf (47 descargas)

 

Introducción

La felicidad es una promesa irrenunciable por parte de las religiones monoteístas. De hecho es el motor que justifica la función social de estas religiones cuya misión es la de “regular nuestras vidas para salvar nuestra alma”. Salvación en la que se supone que se alcanza la felicidad. El cielo es el Paraíso en el que se encuentra la felicidad porque ésta ha sido prohibida en la Tierra después del pecado original. Y así comienza el Génesis o el origen de la Historia de la Humanidad. Una Historia cuyo origen es religioso y teleológico porque su desarrollo está predeterminado por la providencia divina. Nada puede producirse contra la voluntad de dios, desarrollada en su plan divino.
La Humanidad ha sido expulsada del Paraíso, expulsada de la felicidad. En aplicación de esa condena no existe posibilidad de ser felices en la Tierra. Paraíso prometido por las religiones. Es el “Fin Ultimo sobrenatural”, según lo define la doctrina católica. El problema es que la felicidad que proponen no es placer sexual sino una felicidad contemplativa, espiritual, asexuada, un estado de perfecta quietud. La felicidad, desvinculada del Principio del placer sexual, pasa a ser una promesa religiosa reprimida. Sublimada en el objetivo final. La muerte. Que se supone que es el más allá……..

Para descargar documento en PDF pulsa AQUÍ