“Cómo del rayo”, para seguir con las palabras de Miguel Hernández, se nos ha muerto Carme Chacón. Le profesaba -y sigo profesando, ahora más- un especial afecto. “Todos los días son un regalo”, dijo no hace mucho. Debemos tenerlo muy presente: todos los días son un regalo porque, de pronto, a veces mañana no amanece…
A Carme Chacón con quien tanto quería…